El euro cumple diez años

Cuando la UE celebra los diez años de la moneda única, Eslovaquia recibe luz verde para unirse a la eurozona en 2009.

7 May 2008
Personaje de viñeta pintando estrellas en una moneda de euro

Hace ahora diez años, los líderes de la UE decidieron lanzar el euro. El euro se hizo realidad en enero de 1999 y marcó así el nacimiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM).

Ahora son ya unos 320 millones de europeos en 15 países, más que la población de Estados Unidos, quienes utilizan la misma moneda y disfrutan de las ventajas del mercado integrado de la UE.

El euro también nos ha ayudado en la buena gestión de las finanzas públicas y de las políticas macroeconómicas, gracias a lo cual se ha podido crear más empleos.

El déficit público medio en la UE descendió hasta un mínimo histórico del 0,6% del PIB en 2007 (frente al 4% en los años 80 y 90). Reflejando esta tendencia, la Comisión ha podido recomendar hoy al Consejo la terminación de los procedimientos de vigilancia por exceso de déficit en relación con la República Checa, Italia, Portugal y Eslovaquia.

Para prolongar este éxito se publica hoy un documento político que enumera los logros alcanzados en los diez años de existencia del euro y pide los puntos de vista de las partes interesadas sobre cómo redoblar las ventajas de la moneda única en el futuro.

La Unión Económica y Monetaria, que supuso un hito en el proceso de la integración europea, deberá adaptarse en los años venideros para hacer frente a la globalización, la escasez de los recursos naturales, el cambio climático y el envejecimiento de la población.

Otro informe hecho público en fecha de hoy indica que Eslovaquia ya cumple los requisitos para adoptar el euro: estabilidad de los precios y tipos de cambio, tipos de interés reducidos, déficit y deuda pública razonables, y legislación nacional compatible. La Comisión recomendará que los Gobiernos de la UE den su visto bueno a la entrada de Eslovaquia en la eurozona el 1 de enero de 2009.

El informe concluye que los otros países evaluados (en su mayoría países del Este de reciente adhesión a la UE, pero también Suecia) todavía no cumplen los requisitos para adoptar el euro.